Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Noviciado de Siervas de María, acoge a 300 jóvenes.

                                                                                 

                                                                       

61ª JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES CELEBRACIÓN EN BAMENDA-CAMERÚN.

  “Llamados a sembrar semillas de esperanza y a construir la paz” por el Papa Francisco. El lunes 15 de abril de 2024. Los jóvenes de las cuatro parroquias del Decanato se reunieron en nuestro convento de la comunidad Santa María Soledad de Bamenda para celebrar la 61ª jornada mundial de oración por las vocaciones bajo el lema: “llamados a sembrar semillas de esperanza y a construir la paz”, extraído del mensaje de Su Santidad el papa Francisco para la jornada mundial de oración por las vocaciones de este año.

¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? Nuestra casa de formación del Noviciado de Bamenda, fue la iniciadora y organizadora de este programa junto con la comunidad de hermanas profesas de Bamenda, tuvo la alegría de acoger durante este día a unos 300 jóvenes en nuestros locales. La respuesta gozosa de estos jóvenes a la invitación de Jesús a través de las hermanas dejó una experiencia imborrable en nosotras como,  seres frágiles que somos, que nos conduce a ponderar las maravillas de nuestro buen Dios.

Como si esto fuera poco, toda la comunidad cristiana junto a sus sacerdotes nos brindó todo su apoyo y colaboración para celebrar este día con un hermoso con un profundo sentido Eclesial y Congregacional. Gustad y ved que bueno es Señor.

Como meta, nos propusimos sembrar semillas de esperanza en los jóvenes ayudándoles a desarrollarse y sentir pasión por Cristo y en el deseo de servir a la humanidad. Esperamos que a partir de este primer paso, siendo el primero de este tipo en nuestra comunidad, Dios continúe disponiendo de estos jóvenes, de la manera que Él quiera. Todo esto se hizo realidad a través de las actividades llevadas a cabo este día, comenzando con una Santa Misa celebrada por el P. Vitalis Akeh, párroco de Alakuma, a las 8:30 de la mañana, con la comunidad del Noviciado animando la hermosa liturgia. En la homilía, el P. Vitalis exhortó a los jóvenes a estar abiertos, a responder sin miedo a la llamada de Dios. Les dio ánimos, instándoles igualmente a tener valor para responder a la llamada de Dios. Después de la misa, nos fotografiamos fuera de la capilla y desde allí nos dirigimos al Hall del Hospital.

La segunda parte de nuestra actividad comenzó en el Hall, con las novicias y postulantes presentando el mensaje del Santo Padre para este año de oración por las vocaciones de una manera más práctica, utilizando su creatividad para transmitir y hacer más comprensible el mensaje hasta para niños más pequeño de los asistentes. A continuación se compartieron historias y testimonios vocacionales de un matrimonio católico sobre la vocación matrimonial, de un sacerdote sobre la vocación sacerdotal y de tres Siervas de María sobre la vida religiosa/consagrada como Siervas de María.

Además, una de nuestras Postulantes, presentó una escena sobre la vida de una sierva de María instando a los jóvenes a acercarse y descubrir su belleza e importancia. Además, la postulante compartió su experiencia personal del encuentro con las Siervas de María y su experiencia formativa.  Creamos un espacio para que los jóvenes compartieran sus retos y dificultades a la hora de escuchar y responder a la llamada de Dios, mientras el P. Vitalis les escuchaba y respondía a sus dudas e inquietudes. Siendo el Señor tan delicioso almuerzo que los jóvenes apreciaron mucho.

 

La tercera y última parte de nuestro programa fue la Exposición y Adoración del Santísimo Sacramento en nuestra capilla.  Estuvo a cargo de las moradoras del Noviciado y duró unas dos horas, utilizando textos bíblicos, catecismo y canciones apropiadas para ayudar a los jóvenes a adorar a Jesús. A continuación se rezó la coronilla de la Divina Misericordia, implorando la misericordia de Dios sobre toda la tierra. Fue como una experiencia del cielo en la tierra, en la que todos los jóvenes participaban activamente mientras se les ofreció la oportunidad de acudir al Sacramento de la confesión.

A las 3 de la tarde, terminamos nuestro programa del día con la bendición y la reposición del Santísimo Sacramento y todos estaban felices, alabando a Dios por su bondad y fidelidad sobre nosotros. Abrigamos la esperanza de que la semilla plantada este día florezca en frutos de fe, esperanza, amor y fervientes vocaciones en toda la iglesia, más especialmente en nuestra congregación.

   Informa la Hermana Auxiliar del Noviciado Sister Hiltrudis – Nyannyo Fola

 

Comparte tu comentario