Skip to content Skip to footer
NUESTRO ORIGEN

Imagínate que Dios tiene un sueño para ti, con el cual serás la joven más afortunada del Universo

En el seno de la Iglesia, comenzó a existir en el siglo XIX, precisamente un 15 de agosto de 1851, el Instituto -las Siervas de María Ministras de los Enfermos– don del Espíritu a Santa María Soledad Torres Acosta – su Fundadora-, y en ella, a todas sus Hijas, con el fruto o consigna del amor preferencial a Cristo en la persona del enfermo; participando de esta forma en la misión salvífica confiada por Cristo a su Iglesia “Curad a los enfermos y decidles el Reino de Dios está cerca de vosotros”(Lc 10,9) y con el lema específico: “Estuve enfermo y me visitasteis” (Mt 25,36)

En el corazón de la Iglesia las Hijas de Madre Soledad somos:

  • Bálsamo en el dolor para todos los miembros dolientes del Cuerpo Místico de Cristo, viendo en ellos a Cristo. “Los enfermos son imagen de Cristo doliente y es a Él a quien servimos”(Carta 71 de Madre Soledad Torres)
  •  
  • Portadoras del amor misericordioso de Dios, teniendo como modelo a Jesús misericordioso, que pasó por la vida haciendo el bien. “Gratis lo recibisteis dadlo gratis”
  • Al servicio de los más pobres – los enfermos-, en asistencia gratuita, tanto diurna como nocturna, allí donde se encuentren: en sus propios domicilios, hospitales, dispensarios, etc. con abnegación y esmerada caridad; “Con la sonrisa en los labios y la humildad en el corazón”. (Madre Soledad Torres)

Nuestra Congregación nació con una fuerte llamada profética, porque se situó en ese mundo cargado de pobreza y de dolor. Ésta es la herencia carismática de la que participamos todas sus hijas, las de ayer, las de hoy y las de mañana. Es lo que intentamos hacer vida en la actualidad, saliendo al paso de las necesidades de nuestro tiempo.