Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Tener cáncer de mama, no es el final

¡No es el fin!

El cáncer de mama es una de las enfermedades oncológicas con alta incidencia en nuestros tiempos, su diagnóstico es frecuente y no por ello deja de ser muy impactante en las que lo padecen y en los agentes sanitarios que tiene a su cargo hacer el diagnóstico y comunicarlo a la enferma y sus familiares. Este proceso   siempre genera angustia , ansiedad y muchos cuestionamientos  que van desde: ¿qué me pasará ahora? ¿hasta cuándo voy a durar? Sin duda, desde lo humano, son  razonables y entendibles. La buena noticia, en la actualidad, es que los métodos diagnósticos cada día son más sofisticados y certeros y la disponibilidad de un arsenal terapéutico moderno que consigue la remisión y curación de muchos casos. En los medios de comunicación, el  internet, organizaciones afines al cáncer de mama, bibliografía en  bibliotecas y librerías hay mucha información sobre esta enfermedad  y no viene al caso que le ofrezcamos  un discurso médico científico con  datos técnicos  en este artículo, les dejo la invitación a que investiguen al respecto , quiero particularizar mi mensaje en la  importancia del diagnóstico precoz del mismo,  factor clave del éxito del  diagnóstico y la efectividad de  tratamiento. No por sencillo  se le debe restar valía,  es sin duda la clave del éxito y la  garantía de la supervivencia  y con este discurso le estoy dando el protagonismo al AUTO EXAMEN DE MAMA,  que, con una frecuencia mensual, todas las féminas deben realizarse con singular precisión, es fácil, rápido, sencillo, no tiene costo adicional , más que el  tiempo que le dedique, pero que deviene en  inversión en  tiempo de supervivencia dado el caso que usted encuentre alguna masa por pequeña que sea que le haga  buscar atención médica especializada.

¡¡LA EXPERIENCIA A VIVIR!!

Como únicos e irrepetibles  que somos las personas humanas, así son las experiencias ante los  diferentes acontecimientos de la vida , únicos, irrepetibles y diversos, y a esto no escapa el modo de  vivir la experiencia ante el diagnóstico de un cáncer de mama sin distinguir el estadio o las circunstancias, bástele como denominador común la  responsabilidad con la salud personal y la educación para el autocuidado que la persona haya recibido o auto implementado. La enfermedad puede conducir a  angustia, al repliegue sobre sí mismo, a veces incluso a la desesperación y  a la revelación contra Dios. Puede también hacer a la persona más madura, ayudarla a discernir en su vida lo que no es esencial para volverse  hacia lo que  lo es, dice el Catecismo de la Iglesia Católica, Segunda parte , Capitulo 5, 1501 . Es por ello que el proceso experiencial tiene  un matiz muy personalizado y cada uno  lo vivirá según su impronta, la  invitación es a asumir la responsabilidad con la salud personal, validar el autoexamen y acudir al  médico precozmente y que usted consiga orientarse  hacia lo que es lo esencial. En este punto me permito compartirle lo vivido por una  religiosa misionera española en mi país (Cuba) quien no tuvo a ojos vista el autoexamen y su cáncer transitó por todas las etapas hasta que partió, ella era mi compañera de  trabajo en la misión evangelizadora  pero también mi amiga, un día le pregunté cómo se sentía o cómo estaba y su respuesta  fue ” llevo mi enfermedad con elegancia ” y su respuesta me  tambaleó, y casi que no entendí en ese momento, ella  trató de explicarme, y entre las muchas  cosas que me dijo  resaltaba lo que era esencial para ella y lo vivía  intensamente, ahora me doy cuenta que debió haber leído también la carta que Santa María Celia Guerin, madre de Santa Teresa de Lisieux, quien padeció cáncer de mama y hacía gala de su firmeza Cristiana cuando escribió: ” Si Dios quiere curarme , estaré  muy contenta, pues en el  fondo de mi corazón deseo vivir, lo que me cuesta  es dejar a mi marido y a mis  hijos. Pero, por otra  parte,  me digo, si no me  curo es que , quizás será más útil que yo me  vaya.(conexiónmigrante.com 2021 /10/22) Qué gran confianza en Dios la de esta santa que es una de las intercesoras de las enfermas de cáncer de mama. Hoy la supervivencia y la curación es una realidad para aquellas que  fueron prudentes y  vigilantes  al realizarse el autoexamen de mama y acudir temprano al médico, ahí que resalto su importancia y las invito a ser  promotoras del mismo.

– MScDr Rodrigo Enrique Mallo Cordón

Comparte tu comentario